Información importante sobre el Coronavirus

La nueva demanda de Instacart plantea preguntas sobre cómo se debe pagar a los trabajadores durante la crisis de COVID-19

¡Habla con uno de nuestros abogados ahora! Las consultas son confidenciales y gratuitas.

El 15 de junio, la ciudad de Seattle aprobó un mandato de ‘pago premium’ para apoyar a los trabajadores esenciales durante la crisis de COVID-19. El mandato se aplicaba a las empresas de comestibles y de entrega como Instacart, Shipt, Doordash y Uber Eats. Bajo este nuevo mandato, los conductores de entrega recibirán $ 2.50 adicionales en “pago premium” por pedido, independientemente del tamaño del pedido. Esto puede sonar como una forma simple de compensar a los trabajadores esenciales por el riesgo adicional que asumen al continuar entregando alimentos y bienes a los hogares de las personas durante la crisis, pero las empresas de entrega de alimentos no están contentas. De hecho, Instacart está luchando con una demanda.

La demanda Instacart afirma que el mandato de la ciudad viola la Iniciativa 1634 del Estado de Washington que prohíbe a los gobiernos locales (como los ayuntamientos) imponer nuevos impuestos a los comestibles. Instacart también afirma que esta nueva estructura de pago de primas amenaza su viabilidad económica y sus ganancias. Este último punto ha causado bastante controversia, considerando que el valor de Instacart ha crecido en $ 14 mil millones durante la pandemia.

Toda esta situación ha provocado que muchas personas consideren lo que en realidad es una compensación “justa” para los trabajadores esenciales. Históricamente, a los conductores de reparto no se les ha pagado bien, pero eso fue antes de que las órdenes de cierre forzaran a las personas a sus hogares y cerraron restaurantes en todo el país. Al continuar entregando alimentos durante esta crisis, los conductores de reparto se exponen a muchas personas y, por lo tanto, se arriesgan a una mayor exposición al virus. Teniendo en cuenta que a Instacart le está yendo tan bien como empresa, muchos sienten que parte de esa prosperidad económica debería llegar a los propios conductores de entregas, especialmente teniendo en cuenta que muchas personas están conduciendo la entrega porque no tienen otra fuente potencial de ingresos.

Una concejal de Seattle, Herbold, señaló que Instacart ‘elegiría dejar que sus conductores sufrieran durante esta pandemia en lugar de apoyarlos voluntariamente’.

Esta controversia está dejando en claro una cosa, que las dificultades económicas son la norma en todo el país. Si usted o un ser querido tienen dificultades para llegar a fin de mes, o si ha perdido un trabajo debido a un nuevo mandato local o estatal, llame a Abogados Del Trabajador para hablar sobre su situación. Es posible que podamos ayudarlo a cobrar desempleo, o incluso aprovechar una demanda contra su antiguo empleador.